Consejos para ir con tu perro a la playa

Primero de todo, asegúrate de que tu perro tiene todas las vacunas y papeles necesarios para que pueda moverse sin problemas durante tus vacaciones. Ten siempre a mano la cartilla veterinaria y el carnet de identificación de tu mascota ¡más vale prevenir que curar!

galgo bebiendo agua en la playa
Ponte en la piel de tu mascota a la hora de hacer el equipaje. Si fueras tu perrito ¿qué querrías llevarte? ¡Sus juguetes favoritos! No olvides esa pelota que tanto le gusta, el peluche que pita cuando lo muerde o esa cuerda con la que suele jugar tanto. No olvides tampoco su comedero, su bebedero y esa mantita sin la que le resulta imposible dormir. Lleva también el pienso y las “chuches” que coma normalmente en casa ¡haz que tu casa de vacaciones sea un hogar también para él!
Ya en la playa, prepara un lugar tranquilo donde podáis relajaros bajo el sol. Es muy recomendable llevar sombrilla para hacer la estancia mucho más placentera y evitar alguna posible insolación. Esto es especialmente importante si tienes un perro de pelaje blanco o con su naricilla rosada, pues son los más susceptibles a los rayos del sol. Dale también una buena ducha antes de volver a casa, la sal del mar les reseca mucho la piel.
Prepárale un bebedero lleno de agua fresquita para que se relaje mientras disfruta del mar. A todos nos gusta tomar un refresco y no hay nada mejor que el agua para que se hidrate y pueda disfrutar de un modo saludable del día en la playa. También resulta una buena idea montarle una piscina hinchable para que juegue y se refresque sin necesidad de entrar en el mar.
Lleva siempre bolsitas por si a tu mascota le entran ganas de hacer sus necesidades en la arena. Para que siga aumentando el número de playas para perros en nuestro país es esencial que las mantengamos limpias entre todos.¡Y juega, juega y juega con tu perro! Hay pocos lugares en los que tu amigo disfrute más que trotando a orillas del mar. Tírale una pelota de tenis, un palo o un frisbee y haz deporte a su lado mientras los dos os divertís como nunca.
También puedes nadar junto a tu mascota pero ten en mente que no a todos los perros les gusta tanto el agua. Si prefiere quedarse jugando en la orilla, no le obligues a entrar.
perro-palo-jugando-playa.jpg

 

www.homeaway.es